jueves, 18 de marzo de 2010

Inshallá. Capítulo III

No se iría. John no se marcharía de casa antes de su regreso, y eso que tenía previsto estar un año fuera, pero era lo que él le había pedido. Hay errores para los que siempre se encuentra una razón lógica que nos impulsa a perdonar, pero este no era uno de esos perdones que se encuentran fácilmente, era uno de esos perdones que no se encuentran, al fin y al cabo lo mataría.

Llevaba tres meses tomando la medicación y su cuerpo aún no se había acostumbrado a aquellas sustancias extrañas. Estaba demasiado cansado, tanto que hasta su aspecto había envejecido a una velocidad casi impensable y todo en cuestión de meses. Cuando se miraba en el espejo veía a un anciano, cuando miraba a su hijo al joven que un día fue y en ninguno de los dos se identificaba. Sin embargo, sus ojos conservaban aquel brillo de esperanza que Egipto hacía desperecer cada vez que emprendía un viaje.

A su lado Ángel no le quitaba ojo a su equipaje. !Tres maletas! ¿Dónde pensaba que iba? Aún no entendía que Egipto no necesitaba tanta maleta y modernismos. Allí tendría para comprar lo que necesitara, el problema era traer a casa todas las cosas que compraría. Se había sorprendido al ver el único baúl y la trolley que llevaba su padre.
- ¿Dónde vas con un baúl? Ni que estuviéramos en la época de Indiana Jones - le había dicho al salir de casa.

Él ya había vivido en Egipto y había regresado de viaje de ocio en varias ocasiones como para que ahora un novato le dijera qué era necesario llevar. Sólo esperaba que a su regreso, Ángel hubiera aprendido que en la vida hay muchas cosas más que las materiales. También están las formas de vida, las creencias, los sentimientos y aquello donde todo lo anterior se reune. Era el caso de su escarabajo verde. Jepri, como él lo había bautizado, fue un regalo de su primer compañero de excavación, un joven inglés llamado Thomas. Aquella figura azulada lo había acompañado en su monedero desde que Thomas se lo había entregado. El amuleto egipcio le daba fuerza para seguir adelante, siempre lo había hecho y ahora más que nunca. Había noches en las que en sus sueños se veía como un escarabajo pelotero, moviendo la bola que representaba su vida y en la que debería renacer. Le gustaba más esa palabra que la de 'recuperación'.

Sobre sus rodillas y entre sus manos mantenía la pequeña caja donde iba su medicación. Él hubiese preferido meterla en el trolley, pero Ángel opinaba que el contenido de aquella caja era demasiado importante como para descuidarla a todo tipo de golpes dentro del avión. Por una vez hacía caso a su hijo, al fin y al cabo él era también doctor y sabía qué era mejor para aquellas ampollas.
-Lo primero que haremos al llegar será tomar un té en el Fishawi y si te animas fumaremos pipa.
-Papá, después del viaje, lo primero que deberías hacer es descansar. No olvides que te toca tomar la medicación nada más llegar y eso te agotará más.
-Cada minuto que descanses en Egipto es un minuto que pierdes en fascinación. Egipto nunca descansa y tiempo tendremos a descansar, pero tampoco vayas con la idea de dormir doce horas al día, con seis será bastante.

Antes de que Ángel pudiera contestar a su padre el servicio de megafonía del aeropuerto anunció su puerta de embarque. El avión con la cabeza de Horus ya estaba en pista, listo para despegar.
-Vamos. ¿No querrás que el halcón se vaya sin nosotros?¿Sabes quién es Horus?
-Ya empiezan las clases de historia.
-Los dioses nunca mueren así que es lección del presente. Te dije que te presentaría Egipto y empezaremos por su más profundo interior.

El relato de Horus los acompañó hasta la puerta de embarque. Alguno de los pasajeros que ya hacían cola para subir al avión mostraban más atención a la historia que su hijo. Ángel creía más en la ciencia que en la mitología y en las religiones. No importaba. Él sabía que la visión del mundo y la vida de su hijo cambiarían ese año. Egipto colmaría su corazón.


7 Comments:

Lucia said...

hola, tu blog y el mio tienen el mismo nobre. pasate por mi blog. ok? te esperaré.

Regalos originales said...

Pueden ver más relatos en esta interesante web http://www.cuentos-personalizados.es/

frank said...

Hi, I came across your site and wasn’t able to get an email address to contact you about some broken links on your site. Please email me back and I would be happy to point them out to you.

Thanks!

Frank
frank641w@gmail.com

Anónimo said...

EDITORIAL PORTILLA FOUNDATION
Hola Amigo escritor: Lo invitamos a unirse a la EDITORIAL PORTILLA, una editora sin fines de lucro, las ganancias de la editorial serán invertidas en la lucha contra la Diabetes. Aquí los escritores podrán publicar sus obras por el Internet y en las cadenas de librerías en los cinco continentes sin costo alguno. No rechazamos a nadie porque creemos que todo pensamiento merece ser preservado para las futuras generaciones. Todos los escritores recibirán en 50% de las ganancias por el Internet y el 10% por las ventas en las librerías. Tenemos varias convocatorias para concurso. Visite nuestra página web: www.editorialportilla.com o envíenos un correo a: editorialportilla@hotmail.com
Saludos Cordiales; Magy: Secretaría Ejecutiva.

Anónimo said...

Gοoԁ way of telling, and good post to οbtain data οn the topic of my presentation focus, which i am
going to delivеr in school.

Stop by my web pagе: westmichiganparanormalassociation.org

Anónimo said...

You do not hаve to spend hours at the health club or еxeгt
so subѕtаntially worκ and energу in undertaκing
ωorκ out just to be caρablе to tonе уour muscle tiѕsues.



my wеbpаge; More Information and facts

Abejitas said...

Muy bonito tu relato.

Las abejitas hemos vuelto a nuestra colmena, si te apetece visitarnos, te esperamos encantadas.

Besitos de miel